IFRS 9, el gran desafío del reporte financiero

IFRS 9 reporting financiero

 

 

 

 

 

 

 

 

  1. Contexto del encuentro IFR&C 2015
  2. Las tres fases de implementación de la normativa IFRS 9
  3. Alma Technologies y BCBS 239
  4. Conclusiones
  5. Glosario

Contexto del encuentro IFR&C 2015

El IASB (International Accounting Standards Board) ha acometido un nuevo proyecto para reemplazar la NIC 39 (IAS 39 en inglés) sobre instrumentos financieros  con el objetivo de simplificar la contabilidad de activos y pasivos utilizando nuevos métodos de reconocimiento y medición. El hecho de que el proyecto haya sido dividido en tres fases ha hecho particularmente difícil seguir el rastro a todas las decisiones alcanzadas. IASB ha publicado recientemente algunas enmiendas  a la IFRS 9 (NIIF 9, en sus siglas en español) con relación a la clasificación y medición de los activos y pasivos financieros. Por otra parte se intenta armonizar con las directrices fijadas por la FASB de USA.

Una de las principales diferencias entre NIC 39 y IFRS 9 es que esta última no incluye una clasificación instrumento por instrumento. Adicionalmente una entidad puede tener varios modelos de negocio, con  lo cual, ya no es obligatorio mantener un activo en balance hasta su vencimiento. Por ejemplo, una entidad que otorga préstamos con el objetivo de recibir flujos de caja recurrentes, puede decidir amortizar estos préstamos si necesita efectivo. Otro ejemplo es la venta de un activo, en la que se puede disponer de una cartera para cobrar flujos de caja, pero algunas ventas no tienen tal objetivo, cuando la solvencia de la contraparte cae por debajo de los estándares fijados para la constitución de la cartera. Un activo se reclasifica al cambiar el modelo que se le aplica (cartera de bonos  iniciada para generar flujos de caja, que se transfiere a la división de trading para que se vendan rápidamente).

El propósito del evento en dos jornadas IFR&C celebrado en Madrid a finales de noviembre ha sido el de ver las implicaciones de este cambio, especialmente en lo referente al control de riesgos y la gestión de pérdidas esperadas o deterioro de valor. Han asistido más de 90 participantes y 20 ponentes entre los que se encontraban especialistas de reporting regulatorio, directores financieros, responsables de metodologías de riesgo, así como miembros de organismos reguladores, Bafin, Banco de España, Efrag,  IASB…

IFRS logo

 

 

 

 

 

 

 

 

Las tres fases de implementación de la normativa IFRS 9

En IFR&C se resumió de forma muy correcta estas tres fases, destacando las ponencias de algunos de los presentes, las cuales se citan en este mismo apartado.

Fase 1: Clasificación y medición de los instrumentos: La clasificación se hace en base a dos criterios: características de los flujos de caja  y modelo de negocio

Fase 2: Deterioro/Pérdidas: Modelo de pérdida esperada forward looking

Fase 3: Contabilidad de  coberturas (Hedge Accounting). Se pretende alinear dos mundos conexos pero diferentes: la contabilidad y la gestión del riesgo (excluyendo las macro coberturas en un proyecto aparte)

Fase 1

 

 

 

Fase 1 Clasificación  y valoración

Para la clasificación de los instrumentos bajo esta nueva norma, se establecen 2 tipos de categoría de medición para los instrumentos de acuerdo al modelo de negocio y las características contractuales de los flujos:

  1. Costo amortizado (Amortized cost)
  2. Valor Razonable (Fair Value), que se divide en dos:

FVTPL: Fair Value to P&L (Profit & Loss) Valor razonable con cambios en resultados.

FVTOCI: Fair Value to Other Comprehensive Income, Valor razonable con cambios en otro resultado global.

 

El costo amortizado solamente está disponible para los activos que satisfacen dos condiciones:

  1. Activos dentro de  un modelo de negocio cuyo objetivo es mantener los activos instrumentos para recaudar flujos de efectivo contractuales.
  2. Las características contractuales dan lugar a flujos de efectivo en fechas determinadas que representan el reembolso del capital y de los intereses sobre el capital.

Para los instrumentos medidos a valor razonable con cambios en otro resultado global se aplican las mismas condiciones de la valoración a costo amortizado ampliando con la venta de los activos financieros, generalmente son instrumentos de deuda, es decir, partidas monetarias a los efectos de aplicar los criterios contables de diferencias de cambio, por lo que se reconocen en los resultados.

El resto de los activos se mide a valor razonable con cambios en resultados.

 

Fase 2

 

 

 

Fase 2 Deterioros

Chiara del Prete, Head of Accounting Principles and Disclosure de Unicredit, hizo un balance de los retos del nuevo modelo de deterioros. La dificultad reside en  la determinación de  los cambios en el riesgo de crédito en toda la vida útil de los activos financieros. Algunos ejemplos:

· Probabilidad de Default en 12 meses en lugar de la  PD  sobre todo el periodo

· Diferencia entre modelización/riesgos y  reporte/ contabilidad

· Disminuir impacto en el estado de resultados (P&L) del modelo de pérdidas esperadas de crédito ECL (Expected Credit Losses)

·  Equilibrio entre una implementación robusta y eficiencia  de costes (muchos modelos)

·  Impactos del cambio de modelo: cómo integrar  la pérdida esperada?

·  Más granularidad: requerida  a nivel de la transacción, no de la posición

 

Los elementos de la solución incluyen  un enfoque disciplinario en los procesos (explicando y documentando ideas, escenarios y elementos  fuera del modelo) involucrando a las personas adecuadas aunque con la debida discrecionalidad y rapidez, para que el proceso sea operativo.

Asimismo, una buena gobernanza es imprescindible: se debe detallar claramente roles y responsabilidades para el forecast, las provisiones y el reporte.

 

Fase 3

 

 

 

Fase 3 Contabilidad de coberturas

Suresh Chadda, Head of Control Treasury & Hedge Accounting de Rabobank, en su intervención, resumió breve y acertadamente en qué consiste la contabilidad de las coberturas, por qué IFRS 9 precisa las metodologías y los impactos que se puedan declarar. Bajo la NIC 39, y como consecuencia  de normas inconsistentes para el reconocimiento y medición de instrumentos, los resultados de riesgos y contables no están alineados de manera que se minimice el riesgo cuando mayor sea la volatilidad del P&L. Por supuesto, Suresh, acabó dando sus recomendaciones para abordar la implementación que básicamente se resume en abordar cuanto antes el paso a IFRS 9. A pesar del dicho si no está roto, no lo cambies,  es preciso iniciar la conversión cuanto antes en caso de encontrar cualquiera de estos factores en sus reportes financiero: Alto nivel de volatilidad en su P&L o inconsistencia de cifras entre ejercicios. Su recomendación es involucrar  bajo la supervisión  el COAP (Alco), comité de  activos y pasivos al equipo.  Brian Skopek, Head of Group External Credit Reporting & Impairment de Danske Bank, hizo una ponencia sobre los pasos a dar para hacer convergencia entre el reporting financiero y de Riesgos. Su conclusión es que, probablemente, la adopción temprana de la nueva norma  IFRS 9 sea el mejor nexo entre diversas regulaciones como BCBS 239, Anacredit, CRD, Capital REA (y  sus tres pilares). Al mismo tiempo, buscando sistemas que reúnan los dos conjuntos de datos, permitiría alinear objetivos y reconciliar datos históricos de datamart financiero y de riesgos.  Skopek sugiere un método basado en 5 etapas para conseguir esta convergencia:

  1. Gobernanza: definición común entre los dos ámbitos, juntas de dirección y presupuestos comunes.
  2. Calidad del dato:   Definir y conseguir la calidad exhaustiva y reconciliar los datos.
  3. Puntualidad y disponibilidad: Suficientemente rápida.
  4. Empezar  por un conjunto reducido: Completando con otros, escoger algunos reportes y conseguir los datos subyacentes y añadir otros informes y replicar el método de nuevo.
  5. Forzar la organización: asegurarse que los reportes existentes  se harán en el futuro basados en la nueva fundación de datos.

 

Como conclusión,  a pesar de que  la IFRS 9 a priori impacta únicamente los deterioros, no las pérdidas realizadas, se cree que estas nuevas normas mejorarán la información proporcionada y, con una convergencia de los dos reportes (riesgos y contables), se conseguirán modelos de riesgos más fiables. Esto afecta al apetito de riesgo, el precio de los contratos y, en definitiva, proporciona transparencia de la situación financiera de  los grupos bancarios.

 

 

 

Alma Technologies y BCBS 239

El objetivo de la participación por parte de Alma Technologies en este evento, aparte de mantenerse informado sobre nueva normativa regulatoria, era poder presentar la herramienta Dataltech, y mostrar como permite a las instituciones resolver algunos dilemas que se presentan en el ámbito de la agregación de datos  utilizados para el cálculo de riesgos requerido por la normativa BCBS 239.

Pablo Garmón, business developer de Alma Technologies, en su presentación sobre BCBS 239 durante IFR&C 2015

Pablo Garmón, business developer de Alma Technologies, en su presentación sobre BCBS 239 durante IFR&C 2015

BCBS 239 es una nueva normativa sobre la agregación de los datos de riesgo basada en 14 principios que abarcan 4 áreas principales: Gobernanza y  arquitectura de datos, agregación  de datos de riesgo, prácticas de reporte de riesgos y aspectos referidos a la supervisión bancaria.

La gobernanza y arquitectura de datos requiere capacidades  de agregación de datos de riesgos de por parte de los bancos y las prácticas de presentación de informes de riesgo debe estar sujeta a disposiciones de gobernanza fuertes.

La agregación de datos de riesgo requiere que los datos sean precisos y fiables como  apoyo para un control robusto. Los datos también deben conciliarse con las fuentes. Un banco debe ser capaz de generar  y agregar datos de riesgo al día de manera oportuna y, al mismo tiempo, dar cumplimiento a los principios relativos a la precisión y la integridad, y la capacidad de adaptación.

La presentación de informes de riesgo cubre áreas sobre la frecuencia, la precisión, la claridad y utilidad y la distribución de los informes de riesgos.

La supervisión de herramientas de examen y cooperación. Los tres últimos principios se refieren a la periodicidad de la supervisión,  a la capacidad que deben tener los supervisores para hacer aplicar las medidas correctivas y una recomendación  para que los supervisores nacionales y supra nacionales mantengan una estrecha colaboración entre ellos. Fecha de aplicación: para las GSIB (los 30 principales bancos) es enero de 2016. Los reguladores locales definirán una fecha no superior a tres años para sus D-SIBS: otros bancos locales sistémicamente importantes.

 


Conclusiones

A nivel macroeconómico, la obligación de hacer aparecer las pérdidas esperadas, en lugar de las pérdidas realizadas es un gran avance. Para prevenir cierta volatilidad en los resultados -si se afloran demasiadas pérdidas anticipadas- se va a tratar de compensar con un aprovisionamiento anticíclico,  aunque la responsabilidad de utilizar el modelo de costo amortizado o valor razonable y los modelos internos dejen cierta libertad. Por supuesto cuanto antes se detecte esta pérdida posible y se incluya en la valoración del riesgo, el impacto será más proporcional; en particular, sobre la adaptación y planificación del capital exigido ante esas nuevas pérdidas esperadas de crédito (ECL).

Es una conclusión a la que también llegan medios internacionales de primera línea, como el Financial Times.

Financial Times IFRS 9

 

 

 

En un nivel más operativo, está claro que cuanto antes se ocupen los bancos de esta implementación y lo hagan en una perspectiva de coherencia con otras normativas –BCBS 239, EMIR, SA CCR- menos traumática será la implementación. Ante estos retos la herramienta Dataltech  permite a las instituciones resolver algunos de los dilemas que se presentan en el ámbito de la agregación de datos utilizados para el cálculo de riegos requerido por todas estas normativas.

 

 

 

Glosario de términos

IASB – International Accounting Standards Board (Junta de Normas Internacionales de Contabilidad)
La Junta de Normas Internacionales de Contabilidad (International Accounting Standards Board) es un organismo independiente del sector privado que desarrolla y aprueba las Normas Internacionales de Información Financiera. El IASB funciona bajo la supervisión de la Fundación del Comité de Normas Internacionales de Contabilidad (IASCF). El IASB se constituyo en el año 2001 para sustituir al Comité de Normas Internacionales de Contabilidad (International Accounting Standards Committee). Fuente: http://www.nicniif.org/home/iasb/que-es-el-iasb.html

FASB – Financial Accounting Standards Board (Junta de Normas y estándares  de Contabilidad)
Es la organización designada en el sector privado para el establecimiento de normas de contabilidad financiera que rigen la preparación de informes financieros por parte de entidades no gubernamentales. El FASB es parte de una estructura que es independiente de todas las demás organizaciones empresariales y profesionales. Esa estructura incluye la Fundación de Contabilidad Financiera (Fundación) , el FASB , el Consejo Asesor de Normas de Contabilidad Financiera ( FASAC ), la Junta de Normas de Contabilidad Gubernamental ( GASB ) , y el Consejo Asesor de Normas de Contabilidad Gubernamental ( GASAC )

G-SIBS – Global Systemically International Bank  Son las entidades sistémicas cuyo tamaño puede representar un riesgo en caso de  quiebra. Hay una lista de criterios que permiten identificarlas y una metodología  basada en tres pilares para controlar los efectos en caso de fallo: se les exige una mayor capacidad de absorción de pérdidas (entre otros se les añade un buffer de capital – TLAC -comprendido entre 1% y 3,5%, fijado por el  FSB, según el nivel de sistemicidad del banco), disponer de mecanismos de resolución y por fin, aplicar una supervisión más exhaustiva

D-SIBS – Domestic Systemically International Bank

Son las entidades sistémicas cuyo tamaño puede representar un riesgo en caso de  quiebra  a nivel local. Son los reguladores locales quienes definen los criterios de clasificación  y la metodología de control los efectos en caso de quiebra

TLAC – Total Loss-absorbent Capacity

Capital adicional requerido a las GSIB, dedicado a absorber pérdidas. Enero  2019 Será de 16% de los  RWA (activos ponderados por riesgo) consolidados del grupo (pasará a 18% en 2022). Como consecuencia, se publica una lista del % de capital adicional, que en el caso de Santander y BBVA es de 1%

AQR – Asset Quality Review

Examen de la calidad de activos

SA CCR – Standard Approach for Counterparty Credit Risk

Nueva normativa para valorar los riesgos de crédito de contraparte por el método estándar