Software factory

En este modelo podemos incluir dos modos de servicio fundamentalmente y en distintas áreas y formatos de atención:

 

Project factory:

En este modo, construimos las soluciones bancarias acorde a un DDR que recibimos de nuestro cliente (o podemos elaborar también). Incluye el ciclo tradicional de proyectos a precio cerrado con estadios de supervisión o hitos bien definidos en: análisis, codificación, tests e implantación.

 

Base Line:

Este formato permite al cliente sucesivas demandas de desarrollo. El equipo se dimensiona y valida de acuerdo a las solicitudes existentes y se mantiene a disposición para atender cualquier petición del cliente, trabajando de forma remota o en el propio entorno de éste. Además, existe un seguimiento para verificar el cumplimiento del SLA generando y monitorizando estadísticas que nos permiten poner en marcha las acciones correctivas que sean necesarias hasta alcanzar el modelo exigido.